Si tu negocio es una panadería ya sabes que las buenas prácticas de manipulación son un factor clave para asegurar tanto la inocuidad del producto como el bienestar del cliente y del personal de atención al público.

Si esto ha sido siempre así, con la irrupción de la pandemia en nuestras vidas la cosa se ha complicado un poco más. Durante todo el tiempo del confinamiento, las panaderías han sido de los pocos establecimientos que han permanecido abiertos al público, con el consiguiente riesgo de contagio del coronavirus; por ese motivo han tenido que tomar unas medidas de precaución extremas y seguir unos protocolos de higiene estrictos.

Estos protocolos incluyen que los empleados hagan entrar a los clientes de uno en uno y vigilando que se hagan las colas en la calle respetando la distancia de seguridad. Por supuesto el personal debe usar mascarilla y guantes en la manipulación de los productos. Y deben mantener la ropa y los útiles de trabajo en unas determinadas condiciones, además de otras medidas de prevención más específicas al dictado de la OMS.

Asimismo se tienen que mantener constantemente limpias las superficies que están en contacto con las manos: pomos de puertas, mostradores, cajas registradoras, datáfonos…

A este respecto, y a fin de evitar la contaminación cruzada, los empleados de panadería no pueden manipular el pan y el dinero de cobrar al cliente al mismo tiempo. Llevar guantes no garantiza de ninguna manera la higiene a la hora de realizar los cobros. 

En ocasiones se ha extendido la forma de cobro mediante tarjeta en lugar del efectivo, sin duda por una mala recomendación, pues todos sabemos que tanto los billetes como las monedas no tienen mayor peligro de contagiar el virus que las tarjetas plásticas. Como no es fácil simultanear estas dos tareas atendiendo al público, y muchas veces se convierte en un problema, desde Brin hemos puesto al alcance de los negocios de panadería y despachos de pan el dispositivo de cobro automático Brin Money. 

No solo darás el cambio exacto sin problemas en todas las operaciones, sino que gestionarás mejor tu negocio porque no habrá mermas ni descuadres de caja… pero eso no es lo mejor.

Brin Money es un plus de higiene en tu negocio. Con Brin Money contribuyes en la mejora de la higiene de tu panadería porque puedes colocarla de cara al cliente para que él mismo pague su producto y reciba su cambio. De esta manera, el personal puede dedicarse únicamente a despachar el pan y ofrece una atención más personalizada a los clientes.

Con Brin Money estás mostrando tu total compromiso con el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene de tu local, al mismo tiempo que proyectas una imagen tecnológica más acorde con los tiempos, y tus clientes encantados!