Es un hecho probado: cuando hay mucha cola en la caja para pagar, hay mucho abandono de compra. Y más aún en períodos de rebajas o de compras estacionales, como Navidad o Reyes. A la gente no nos gusta hacer cola en la caja, en realidad no nos gusta hacer cola para nada en ningún sitio. Lo fácil, rápido y cómodo para todos es llegar, escoger y pagar, sin esperas y sin pérdidas de tiempo.

A veces el cliente tiene prisa o no esta dispuesto a pasar un tiempo perdido en una cola en una caja, lo mismo da si es un supermercado que una tienda de ropa, y tiende a marcharse sin terminar de hacer la compra… y esto a veces se traduce en la pérdida de un cliente.  Estas situaciones hacen perder mucho dinero a los comercios. No es de extrañar que las estrategias de marketing de ventas tanto en cadenas como en empresas que cobran en puntos de venta hagan hincapié en implementar medidas para minimizar estos efectos en el comercio. 

Y es que agilizar el proceso de pago es clave para evitar la pérdida de ventas. Se trata de mejorar la experiencia de pago del cliente para que no se marche a otro comercio, sino que vuelva al nuestro.

Una vez más, la tecnología debe ser nuestra aliada para conseguir nuestro objetivo. La implantación de una máquina de cobro automático es el primer paso, por rapidez y exactitud en los cambios, y también porque en ocasiones permiten colocarse de cara al cliente para que sea él mismo quien pague, aligerando de esta manera el punto de caja. 

Pero lo más importante es un software que contribuye de manera definitiva a evitar las colas de los clientes como es nuestro CashConnect: un software con el que se consigue que varios vendedores puedan cerrar ventas simultáneamente desde distintos TPV con un mismo dispositivo de cobro; las ventas aparecen claramente indicadas en la pantalla de CashConnect con el importe, TPV del que procede, el nombre o incluso un color para distinguir al vendedor, y éste activará su cobro en el momento justo antes de introducir el importe. 

De esta manera un cliente no tiene que esperar a que finalice el cobro a otro cliente, y el dependiente puede hacer su trabajo con calma, sin la presión de tener que cerrar la venta rápidamente. Es una situación muy habitual por ejemplo en farmacias, donde el farmacéutico por norma general tiene una comunicación personalizada con su cliente, y la atención o consejo profesional es primordial, y se suele alargar.

CashConnect es un producto de BRIN