Para la vuelta progresiva a la normalidad y de cara a las distintas fases de “desescalada” que tenemos que pasar, cualquiera que sea nuestro negocio o puesto de trabajo, hay que ir despejando dudas sobre  la incertidumbre que muchas veces se tiene con la apertura.  Hemos de recordar que los establecimientos donde se vende género, ya sean restaurantes, bares, , tiendas o comercios en general pueden aceptar pagos con dinero en efectivo con total seguridad, siempre y cuando se adopten las medidas higiénicas necesarias.

De hecho esa es la única recomendación al respecto que la hecho la Organización Mundial de la Salud: extremar la higiene.

Vincular el riesgo de contagio del Covid-19 con el uso del efectivo no tiene ninguna evidencia científica, tesis que además de la OMS también apoyan diversos organismos nacionales e internacionales y autoridades monetarias como el BCE o el Banco de Canadá, o nuestro Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Y es que existe una desinformación evidente en la población a este respecto. El ciudadano ha generado un miedo al contagio del virus por el uso del dinero en efectivo durante este tiempo de confinamiento, un bulo totalmente infundado, pero que está teniendo su efecto, y que  la OMS ha tenido que desmentir reiteradamente.

Pese a todo, con el desplome del consumo se ha constatado una ligera caída en el uso de las tarjetas de crédito y un aumento del uso de efectivo desde la expansión de la pandemia.

Como se había señalado desde el inicio de la pandemia, estudios sobre la pervivencia del virus indicaban que la duración en papel o tela es mucho menor que en plástico o metal. Lo importante, la mayor medida de seguridad, consiste en lavarse las manos frecuentemente y extremar los hábitos de higiene siempre después de usar dinero.

https://www.youtube.com/watch?v=nIX25T_ru1U