Y es que estamos en las fechas en las que más regalos se hacen de todo el año. Los que hacemos, y los que nos hacen.

Nos sale la vena navideña y nos volvemos generosos, las tradiciones dicen que hay que regalar a los seres queridos: Navidad, Reyes, Amigo invisible… y si no existe nos inventamos la ocasión o el motivo.

Pero además de la generosidad para con los demás, que está muy bien, hay que pensar también en uno mismo. Cuando el año llega a su fin tenemos que hacer balance de lo bueno y malo -como dice la canción- y es entonces cuando nos damos cuenta de que hemos hecho muuuuuuuchas cosas muuuuuuy buenas… aunque no todas se hayan visto reflejadas en resultados positivos.

¿y eso qué más da?

Lo que cuenta son las intenciones. Todo el año trabajando, dándolo todo. Llegamos a la conclusión de que nos merecemos un buen regalo de nosotros para nosotros mismos. Porque ¿Quién nos va a regalar con más acierto que nosotros mismos?

Ah, en Brin tenemos la solución. Como sabes, hemos lanzado al mercado una nueva línea de máquinas de cobro automático, las Brin Money. Son la solución ideal para tener una máquina de cobro con la última tecnología, que no fallan, que tienen las prestaciones que esperas, que son bonitas, que hacen que no te preocupes por el cierre de caja diario… tú dedícate a descansar, que te lo mereces.

Te regalas una Brin Money y te darás cuenta de que la amortizas al poco tiempo, pues evitas el fraude interno, la pérdida “desconocida” y los billetes falsos. Al mismo tiempo tu negocio está a la última en dispositivos de cobro y estás dando una imagen más innovadora, con un personal más feliz, una vez liberado del tedioso momento de cuadrar caja.

Bueno, bueno, y eso que aún no hemos hablado de su magnífico precio. Hasta fin de año las Brin Money están de lanzamiento a un precio tan interesante que realmente son un regalo.

Yo que tú no me lo pensaría dos veces. Estas Fiestas Regálate Brin Money. Notarás la diferencia